Blog de las reformas del hogar y empresas.

Cómo decorar y preparar una fiesta para niños

marzo 12, 2015

 

La celebración de una fiesta puede llegar a ser, uno de los momentos más importantes del año y genera una cantidad de recuerdos que no tienen precio.

Por esta razón, es imprescindible que el decorado y el diseño de todos los espacios, sean lo más personalizados que nos sea posible, para brindar la mejor experiencia.

En este orden de ideas, se puede decir que no hay mejor recuerdo para una persona que el festejo de su cumpleaños, sobre todo en la etapa de la infancia.

Pero muchas veces, la organización de este evento puede llegar a ser bastante difícil, ya que cubrir todos los aspectos de una fiesta, no es tarea fácil. De hecho, en la mayoría de los casos se suele recurrir a empresas especializadas.

Pero esto es algo que se puede evitar, ya que con las siguientes recomendaciones nos será posible armar una buena fiesta infantil, con un costo no muy elevado.

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de planificar una fiesta para niños, es la cantidad de invitados. Esta dependerá del espacio disponible y también sería ideal buscar niños de la misma edad, para así integrarlos a todos en diversas actividades.

Algo que sin duda no puede faltar en esta clase de fiestas es una piñata. Lo ideal es elegir el diseño de una caricatura, que le agrade al niño, y rellanarla con una considerable cantidad de dulces y pequeños juguetes.

La decoración del entorno es algo esencial para crear un ambiente didáctico y alegre para todos los niños. Por lo tanto, se sugiere incluir una gran cantidad de globos, de diferentes colores y tamaños, ya que esto atrae mucho a los más pequeños.

Por último, pero tal vez más importante que todos los puntos anteriores, es la comida o merienda que se dará a repartir. Los pequeños emparedados y zumos, son una excelente opción. Esto sin contar con el pastel, que es lo primordial en cualquier fiesta de cumpleaños.

Consejos para decorar una habitación infantil

marzo 12, 2015

Vinilo infantil Buho personalizable niña

La decoración en cualquier habitación del hogar, es de suma importancia para crear un ambiente que de tranquilidad y comodidad para los que ahí habiten.

Pero, crear un espacio que sea adecuado para el disfrute y desarrollo, no sólo de la imaginación sino del intelecto de un niño, es un poco más difícil de conseguir.

Por esta razón, hay que tener en cuentas ciertos factores, que pueden influir positivamente en el crecimiento intelectual y cognitivo de los pequeños.

El principal enfoque que hay que hacer en una habitación para niños, es que posea muchos colores vivos y fuertes, como el rojo, el amarillo o el verde. Se puede empezar por las paredes, pero esto se aplica a todo el mobiliario de la estancia.

Realizar murales o pegar vinilos decorativos es una muy buena opción para desarrollar la imaginación de los niños, ya que ellos perciben todo a su alrededor, debido a su curiosidad y su necesidad de saber qué es lo que los rodea.

Ahora bien, los muebles multicolores y llamativos también serán un excelente aporte para crear un ambiente alegre y lleno de vida.

A estos, se les pueden añadir cojines de diferentes tamaños y diseños, ya que suelen ser los objetos preferidos por los pequeños, y no representan peligro alguno para ellos.

Los estantes donde se cuelga la ropa o donde están almacenados los juguetes y cualquier otro objeto, pueden tener múltiples diseños. No obstante, para estos dormitorios lo ideal sería que fuesen en forma de casa o baúl, ya que estos resultan llamativos para los niños y acrecientan su imaginación.

Si se quiere hacer un enfoque en el desarrollo intelectual de los pequeños, lo ideal sería agregar una pizarra en la habitación. Así se podrán expresar mediantes símbolos y dibujos.

Los juguetes forman una parte importante para el desarrollo integral de cualquier niño, por lo cual, es muy recomendable adquirir juegos que involucren números, tamaños, formas y colores.

Colores ideales para tu hogar

marzo 12, 2015

La base de todo diseño y estilo en el hogar está en el color de las paredes, ya que es lo primero que se visualiza al entrar en cualquier espacio de una vivienda.

Pero elegir el color de una pared, puede llegar a ser una decisión bastante difícil debido a la extensa gama de colores que hay.

Es por esto, que la persona debe basarse en sus gustos o preferencias para que la habitación o espacio que se vaya a pintar, sea personalizada y agradable.

Los colores suaves, son una excelente opción para pintar las distintas estancias del hogar, principalmente el blanco o colores pasteles.

Esto se debe a que mejora en gran manera, la perspectiva que se tiene de un área, haciendo creer que son más amplias o espaciosas. Además, al recibir la luz natural, el lugar se sentirá más lleno de vida.

Los colores claros irradian elegancia y pulcritud. Son ideales para baños, cocinas o dormitorios, que suelen ser los espacios más concurridos en el hogar.

Ahora bien, si hablamos de colores intermedios, como un verde manzana o azul cielo, son una excelente opción para pintar las paredes externas de la vivienda.

Eso se debe, a que los colores claros en estas paredes se ven opacos y sin vida. En cambio, los colores un poco más fuertes brindarán una mejor estética visual en la propiedad.

Respecto a los colores fuertes y en particular, aquellos que son oscuros, como el negro o el rojo carmesí, no suelen ser recomendables para pintar el interior o exterior del hogar y se utilizan únicamente en una baja proporción para crear contrastes.

Esto es debido a que hacen que el espacio se vea más reducido y si la iluminación tanto natural como artificial no es abundante, pueden llegar a ser ambientes deprimentes y opacos. Ahora bien, hay algunos diseños y estilos a los cuales estos colores fuertes, en su justa medida, les sienta muy bien para realzar determinados espacios en lo que deseemos llamar la atención.